Logo Saturno Holding Group
te trae la #auriverdeoficial

Fotografía: Prensa Real Cartagena.

Jaime Silva, ejemplo de perseverancia para alcanzar sus sueños

Jaime Andrés Silva Mejía ha sido uno de los estandartes de la buena campaña que realiza nuestro equipo sub-20. Su disciplina, orden táctico y cumplimiento tanto en defensa como en ataque que contribuyen al equilibrio y buen funcionamiento del equipo, lo llevaron a ser uno de los abanderados del Grupo Élite del Real Cartagena.

Nacido el 12 de enero de 1998, en Valledupar, César, Silva ha encarnado el protagónico de una historia real de dificultades y de sacrificios para alcanzar y materializar sus sueños: Apenas cuando pronunciaba sus primeras palabras, Jaime sufrió la muerte de su padre, y desde entonces su mamá Massiel Mejía tomó las riendas de la familia para sacar adelante al hoy jugador ‘auriverde’ y a su hermano José Juan.

“Vengo de una familia muy humilde. A mi madre le ha tocado ser papá y mamá, ya que a mi padre lo mataron cuando yo tenía tan solo un año. Desde entonces a mi mamá ha tenido que luchar con mi hermano y conmigo, y así hemos podido salir adelante superando muchas adversidades que se nos han presentado en nuestras vidas”, manifestó el mediocampista ‘heroico’.

Desde muy pequeño fue apasionado por el fútbol, y este deporte le ha permitido recorrer varios lugares de la geografía colombiana. Sus primeros ‘pinitos’ en el balompié en el club De Pies a Cabeza, de Valledupar; a partir de ahí le tocó establecerse por algunos períodos en Santa Marta, Medellín y Cartagena.

“Desde mis 5 años, estuve en un equipo llamado De Pies a Cabeza, de Valledupar, ahí duré hasta mis 12 años. Luego pasé a Santa Marta con Los Alcázares, donde duré un año. Me pidió el Deportivo Independiente Medellín, también estuve un año allá. Después pasé dos años por Depoinsa, un equipo de Santa Marta, mis buenas actuaciones con este equipo en torneos nacionales trajeron mi primer llamado a la selección Magdalena, pero no pude actuar por una lesión que me alejó por un tiempo de las canchas. Estando sin equipo, regresé a Medellín para jugar en un club llamado La Academia”, expresó Silva.

En la vida, pocas veces se presentan segundas oportunidades, por eso hay que aprovecharlas. Eso fue lo que hizo Jaime Andrés cuando llegó a Real Cartagena, por sugerencia del ex entrenador ‘auriverde’ Hubert Bodhert, y tras no descrestar en su primera prueba, a nuestro actual técnico del sub 20, Juan de Dios Camacho.

“El profesor Bodhert me dijo que viniera -eso fue en enero del 2016- a probarme en el Real. Vine pero al profe Camacho me había sacado y yo hablé con él, le dije que venía de un viaje largo y que eso había incidido en mi desempeño durante el entrenamiento. Me dio otra chance y aquí estoy, representando al equipo que me dio la linda oportunidad de llegar al profesionalismo. Por todo, estoy muy agradecido con el club”, dijo el jugador vallenato.

Por la dura competencia, para Silva no ha sido fácil, así que ha tenido que vivir momentos agradables y otros no tan gratos en la búsqueda de hacerse a un lugar en el equipo sub 20, pero el talento y la constancia persistieron para ser uno de los proferidos de Camacho y pieza clave en el engranaje de nuestros juveniles.

“En el Real me han pasado muchas cosas bonitas, así como no tan bonitas, porque algunas veces no me tenían en cuenta, no jugaba y sabes que lo que más quiere uno es jugar. Pero todo eso me ha servido para crecer, de cada circunstancia se aprende algo nuevo”, resaltó.

Clásico contra Junior en la casa de la Selección, El Metropolitano de Barranquilla; jugar todo el partido y encima conseguir la victoria en la fecha seis de la actual edición de la Copa Colombia: un escenario inmejorable para un debut soñado. “En mi primer partido me sentí muy muy contento. Gracias a Dios cumplí el sueño que tanto quise y por el que día a día luché”.

El buen desempeño de Jaime Andrés le permitió conformar el Grupo Élite de Real Cartagena, un selecto conjunto de jugadores destacados de divisiones menores de la institución ‘auriverde’, que se preparan de una manera diferenciada y entrenan con la plantilla principal, para ser en un futuro no muy lejano, la base del equipo profesional.

“Ese grupo me parece excelente, demuestra que nos tienen en cuenta como proyección para el equipo profesional. Estamos muy contentos con el Grupo Élite”, destacó.

Lastimosamente para Silva, la semana anterior vivió un acontecimiento difícil de asimilar, la muerte de su tío, quien le brindó apoyo incondicional durante su estadía en Cartagena. Esa novedad, hizo que el profesor Juan de Dios Camacho dudara sobre la participación del volante en el primer partido de la segunda ronda de la Supercopa Juvenil FCF, ante Junior en El Carmen de Bolívar, sin embargo, una conversación entre ambos sirvió para que estuviera entre los convocados, y a la postre le diera la victoria al cuadro ‘heroico’ sub 20.

“Un día antes del partido practicamos con la profesional y él (Camacho) me dijo que como me sentía, qué si quería viajar con el equipo. Yo le dije profe sabe que vengo de una para de dos días, por lo de mi tío no me siento al 100% para jugar de titular, pero si quiero que me lleve al partido, de suplente”, aseveró.

“Estando en el banco, me sentía ansioso, quería entrar porque veía el partido 0-0 y necesitábamos ganar. Entré y marco ese gol y fue una felicidad compartida, porque todos mis compañeros estaban alegres por mi gol”, dijo Jaime del golazo que convirtió el pasado domingo, que significó la victoria sobre el ‘tiburón’ y que tenía una dedicatoria especial: “Mi tío sabe que ese gol se lo dediqué a él”.

Pese a estar entrenando con el cuadro principal, Silva no olvida el compromiso que adquirió desde principio de temporada con el cuadro juvenil, por eso espera dar lo mejor de sí para contribuir a la clasificación de Real Cartagena sub 20 a los octavos de final del certamen nacional interclubes. “Como ya llevamos un proceso, todos nos conocemos muy bien. Creo que vamos por buen camino, veo un equipo fuerte en todos los aspectos futbolísticos y pues siempre somos el equipo a que todos le quieren ganar, así que nos toca trabajar más duro”.

Ya habiendo conseguido la meta, el objetivo del oriundo de Valledupar es mantenerse y seguir creciendo para ser un jugador destacado en el fútbol profesional colombiano, y por qué no, tener la categoría de alguno de sus referentes del balompié internacional: Juan Román Riquelme, Toni Kroos y Luka Modric. “trabajaré para seguir sumando minutos y aprovechar al máximo cada oportunidad que me puedan dar”.

Jaime Silva finalizó expresando el deseo común y el único propósito que se ha trazado Real Cartagena para el segundo semestre de este año: “espero que estemos todos unidos por el ascenso, que es lo que todos queremos”.

Comentarios